Pero este tipo de temblores rara vez son una causa de preocupación dado el carácter leve de la mayoría de los eventos sísmicos causados por el hombre. De hecho, la mayoría no se pueden sentir, siendo detectable sólo con instrumentos sensibles.

Seismicity Chart

Los temblores generados por la fracturación hidráulica o "fracking" del petróleo y el gas- usualmente son un millón de veces más débiles que el umbral de sismicidad sentido, típicamente miden menos de 2 (bajo cero) en la escala de Richter. Esta es la razón por la que más de dos millones de pozos se han fracturado por estimulación a nivel mundial desde los 40´s sin crear riesgos sísmicos.

Ha habido casos de sensación de sismicidad atribuido a las operaciones de petróleo y gas. Estos se asocian generalmente no con la producción o fractura, pero si con pozos que inyectan agua en formaciones de roca a gran profundidad. Dicha sensación de sismicidad también se ha atribuido a diversas actividades industriales, así como el embalse de agua detrás de las grandes represas. De los más de 172.000 pozos de petróleo y gas de inyección en los Estados Unidos, sólo un pequeño porcentaje se ha asociado con la sensación de sismicidad. En estos casos, la modificación del fluido de las actividades de inyección mitigaron la sismicidad.

ConocoPhillips y otras empresas en la industria están trabajando activamente con investigadores independientes para llegar a conclusiones científicas y soluciones que minimicen la probabilidad de sensación sísmica inducida por el hombre.

Acerca de Actividad Sísmica

La corteza de la Tierra es dinámica, lo que significa que se están migrando lentamente placas tectónicas chocándose unas con otras, paulatinamente construyendo y almacenando energía. Cuando la carga se hace lo suficientemente grande, la corteza se desplaza a lo largo de líneas de falla, liberando energía y causando terremotos.

Cada año, aproximadamente 100.000 de los millones de terremotos que ocurren en el mundo tienen una magnitud de 3 o superior en la escala de Richter - el nivel en el que a menudo se pueden sentir por los seres humanos en la superficie. Sólo unos pocos cientos son lo suficientemente potentes como para provocar daños estructurales (generalmente de magnitud 5 o mayor). La escala de Richter es logarítmica, con cada aumento de número entero que representa 10 veces más el movimiento del suelo y 32 veces más energía liberada.